Inicio / Sector Productor / Los cosecheros de flores temen que una nueva ley dificulte la exportación
Los cosecheros de flores temen que una nueva ley dificulte la exportación

Los cosecheros de flores temen que una nueva ley dificulte la exportación

Los cosecheros de flores y plantas de la Isla están preocupados pos que una nueva normativa europea pueda entorpecer las exportaciones de estos productos al continente. Así lo explica el presidente de la Asociación de Exportadores de Flores y Plantas Vivas de Canarias (ASOCAN), Antonio López, quien asegura que de momento solo se trata de un borrador que contiene un edurecimiento de las inspecciones y controles de los productos vegetales en los puertos y aeropuertos de la Unión Europea.

Pero para un sector en el que más de la mitad de su producción se exporta principalmente a países del Viejo Continente y cuya mercancía es un bien muy perecedero, la puesta en marcha de esta normativa podría suponer muchas dificultades para seguir desarrollando esta actividad. «Nosotros trabajamos con un material perecedero y muy delicado; cualquier retención puede provocar un daño irreparable», indica.

Por eso, solicitan ayuda a las administraciones para intentar que esta nueva norma, que se prevé que entre en vigor a partir de 2020, «no afecte a nuestra actividad».

Se trata de un sector que, aunque tiene ámbito regional, concentra su mayor producción en Tenerife, y también en otras islas como Gran Canaria o La Palma. Según López, la salud económica de este mercado es´ta en buena forma, ya que «se confirma una ligera mejoría año tras año de nuestras exportaciones». Según los datos que maneja el presidente de ASOCAN, la producción ha aumentado un 10% en solo un año. Se trata de un sector que mueve alrededor de 50 millones de euros anuales en las Islas, de los que algo más de 30 procede de la exportación, principalmente a la Península y a países de la Unión Europea. Hasta estos territorios llegan principalmente plantas ornamentales.

Sin embargo, López advierte que se trata de un sector que tiene muchas dificultades para crecer al producirse en una zona ultraperiférica «que nos obliga a centrarnos en destinos con una logística ya establecida». A pesar de estos obstáculos, López se muestra convencido de que, «si tuviéramos más cultivos de planta ornamental, exportaríamos más», y prevé que en los próximos cinco años exista un crecimiento de entre el 5 y 10% anual.

En cuanto a las variedades que se producen en la Isla, López explica que van cambiando las flores y plantas con más demanda. «En planta ornamental los cactus y las grisáceas van a seguir teniendo recorrido los próximos años», apunta, mientras que en cuanto a flor cortada «las proteas están experimentando un crecimiento», sin embargo, «el papel de la strelitzia se ha reducido enormente, porque es menos rentable y se ha reducido su demanda».

FUENTE: EL DIA